El Colapso De La Teoria De La Evolucion En 20 Preguntas

DESCARGUE EL LIBRO

Download (DOC)
Download (PDF)
Comentarios

CAPÍTULOS DEL LIBRO

< <
17 / total: 21

¿Por Qué Es Un Error Creer Que En El Futuro Se Podría Confirmar La Evolución?

Cuando se ven acorralados, algunos seguidores de la teoría de la evolución recurren a la frase: »Aunque los descubrimientos científicos no confirmen esta teoría hoy en día, lo harán en un futuro«.

Es importante darse cuenta de que esto es la admisión de la derrota en el campo científico por parte de los evolucionistas. Si leemos entre líneas lo podemos traducir de esta manera: “Sí, los defensores de la teoría de la evolución admitimos que los descubrimientos de la ciencia moderna no nos dan la razón. Por ese motivo no vemos otra alternativa que dejar el asunto para el futuro.«

Pero la ciencia no sigue esta lógica. Un científico se dedica ciegamente a una teoría, esperando que algún día habrá pruebas que confirmen esa teoría. La ciencia examina las pruebas disponibles y saca sus conclusiones. Por este motivo los científicos deberían aceptar el “diseño”, es decir, la realidad de la creación, que ha sido demostrado por descubrimientos científicos.

Pero a pesar de estos descubrimientos la incitación y la propaganda evolucionistas todavía pueden influenciar a gente, especialmente a los que no conocen la teoría en profundidad. Por este motivo, resulta útil dar una respuesta completa:

Podemos analizar la validez de la teoría de la evolución con estas tres preguntas básicas:

    • 1. ¿Cómo apareció la primera célula viva?
      2. ¿Cómo puede una especie viva convertirse en otra?
      3. ¿Hay alguna prueba en el registro fósil de que los seres vivos experimentaran un proceso así?

Durante el SXX se han llevado a cabo muchas investigaciones serias alrededor de estas tres preguntas, a las que la teoría debe dar respuesta. Lo que las investigaciones han revelado, sin embargo, es que la teoría de la evolución no logra explicar la vida. Se verá muy claro cuando analicemos estas preguntas de una en una.

1. La pregunta de la “primera célula” es el dilema más mortal para los seguidores de la evolución. Las investigaciones sobre este tema han revelado que es imposible explicar la aparición de la primera célula mediante el concepto de “casualidad”. Fred Hoyle lo describe con las siguientes palabras:

La posibilidad de que las formas de vida superiores hayan aparecido de esta manera se puede comparar a la probabilidad de que un tornado que pasara por un vertedero de metales construyera un Boeing 747 con las piezas que salieran volando.63

Este ejemplo nos permite ver la contradicción a la que se enfrentan los evolucionistas. Recuerden el famoso ejemplo de William Paley e imagínense a alguien que nunca haya visto un reloj en su vida (por ejemplo un habitante de una isla desierta) y que un día se encuentra uno. Esta persona, cuando vea un reloj de pared desde 100 metros de distancia, no podrá decir exactamente qué es, y quizás no podrá distinguirlo de un fenómeno natural creado por el viento, la arena y la Tierra. Pero a medida que se acerque a él, esta persona entenderá, con sólo mirarlo, que es un producto resultado de un diseño. Cuando esté cerca no le quedará ninguna duda. El próximo paso puede ser examinar las características del objeto y de la habilidad presente en él. Si lo abre y lo mira atentamente, verá que para confeccionar este objeto se necesitan más conocimientos de lo que parece mirando sólo la parte de fuera, y que ha sido construido por una inteligencia. Cada examen subsiguiente añadirá certidumbre a este análisis.

uçak yapımı
 

No hay ninguna diferencia entre la absurdidad de decir que un avión se podría formar por casualidad que decir que lo podría hacer una célula viva. El diseño que contiene una célula viva es muy superior al que hay en un avión, creado por los mejores ingenieros y los robots más avanzados, con la tecnología más moderna, en las mejores fábricas.

Lo que la ciencia descubre acerca de la vida se produce en una situación similar. Los avances científicos han revelado la perfección de la vida en todos los niveles: sistemas, órganos, tejidos, células y moléculas. Cada nuevo detalle que entendemos nos permite ver con un poco más de claridad la maravillosa dimensión de este diseño.  Los evolucionistas del SXIX, que pensaban que la célula no era más que un pequeño grumo de carbono, estaban en la misma situación que aquella persona que miraba el reloj desde una distancia de 100 metros. Hoy, sin embargo, es imposible encontrar científicos que no admitan que cada parte individual de la célula es, por sí sola, una obra de magnífico diseño.  Incluso la membrana de una pequeña célula, que se ha descrito como “filtro selectivo”, contiene una inteligencia y diseño grandiosos. Reconoce los átomos, proteínas y moléculas a su alrededor como si tuviera una conciencia, y sólo permite la entrada de los que necesita. (Para más detalles, ver La conciencia en la célula de Harun Yahya). Al contrario que el diseño inteligente limitado del reloj, los organismos vivos son artefactos impresionantes en inteligencia y diseño. En lugar de demostrar la evolución, la investigación cada vez más amplia y detallada que se efectúa sobre los seres vivos (y eso que hasta ahora sólo conocemos la composición y funciones de algunos de ellos) nos permite entender mejor la verdad de la creación.

2. Los evolucionistas defienden que una especie se puede convertir en otra mediante mutación y selección natural. Todas las investigaciones llevadas a cabo sobre este tema han demostrado que ningún mecanismo tiene efectos evolutivos. Colin Patterson, experto palenteólogo del Museo de Historia Natural de Londres, destaca este hecho con las siguientes palabras:

Nadie ha producido una especie mediante los mecanismos de selección natural. Nadie se ha acercado siquiera a conseguirlo, y la mayor parte de la argumentación neodarwinista es sobre esta cuestión.64

Las investigaciones sobre mutación muestran que no tiene propiedades evolutivas. El genetista americano B. G. Ranganathan explica:

Primero, las mutaciones auténticas son muy raras en la naturaleza. Segundo: la mayoría de mutaciones son malignas, ya que ocurren al azar, en lugar de ser cambios ordenados en la estructura de los genes. Los cambios al azar en un sistema altamente ordenado siempre son a peor, no a mejor. Por ejemplo, si un terremoto sacudiera una estructura altamente ordenada como un edificio, habría un cambio al azar en el marco del edificio que, con toda probabilidad, no sería una mejora.65

Como hemos visto, los mecanismos que sugiere la teoría de la evolución acerca de la formación de las especies son completamente inefectivos, y, de hecho, dañinos. Se entiende que estos mecanismos, que se propusieron cuando la ciencia y la tecnología aún no habían avanzado lo suficiente como para demostrar que eran producto de la fantasía, no tienen efectos en el desarrollo o en la evolución.

3. Los fósiles también muestran que la vida no apareció como resultado de ningún proceso evolutivo, sino que apareció de repente, producto de un diseño perfecto. Todos los fósiles encontrados lo confirman. Niles Eldredge, famoso palenteólogo de la Universidad de Harvard y conservador del Museo de Historia Natural de los Estados Unidos, explica que no hay ninguna posibilidad de encontrar fósiles que puedan cambiar esta situación.

El registro salta, y todas las pruebas apuntan a que el registro es real: los huecos que vemos representan acontecimientos reales en la historia de la vida, no son consecuencia de un registro fósil incompleto.66

Otro estudioso americano, Robert Wesson, afirma en su libro Beyond Natural Selection (Más allá de la selección natural) (1991) que »los huecos en el registro fósil son reales y muy grandes«. Estas son sus palabras:

Los huecos en el registro, sin embargo, son reales. La ausencia de un registro de ramificaciones importantes es increíble. Las especies están estáticas o prácticamente estáticas durante largos periodos; raramente las especies, y nunca los géneros, muestran evolución hacia nuevas especies o nuevos géneros, sino que se produce la sustitución de uno por otro, y el cambio es más o menos abrupto. 67

En resumen, han pasado unos 150 años desde que la teoría de la evolución se presentó por primera vez, y todos los desarrollos científicos posteriores han ido en su contra. A medida que la ciencia examina los detalles de la vida se encuentra más evidencia a favor de la perfección de la creación y se comprende más que la aparición de la vida y su posterior variación no se pueden explicar como resultado de una casualidad. Cada investigación revela nuevas pruebas acerca del diseño en los seres vivos y hace que el hecho de la creación sea más y más claro. Cada década que ha pasado desde el tiempo de Darwin ha ratificado la falta de validez de la teoría de la evolución.

En resumen, los avances científicos no respaldan la teoría de la evolución. Por esta razón los avances futuros tampoco lo harán, sino que servirán para ratificar su falta de validez.

Lo único que queda es decir que las afirmaciones de la evolución no han sido solucionadas ni explicadas por la ciencia de momento, sino que lo serán en el futuro. Pero la ciencia moderna ha demostrado la falsedad de esta teoría en todas las áreas, y ha quedado claro que es imposible que este proceso imaginario se hubiera producido realmente.

Afirmar que una idea tan disparatada será demostrada en el futuro no es más que el producto de las mentes imaginativas y utópicas de los círculos marxistas y materialistas, que ven la evolución como un puntal para sus ideologías. Sólo están intentando consolarse en su desesperanza.

Por este motivo, la idea de que »la ciencia demostrará la evolución en el futuro” es como creer que la “ciencia demostrará un día que el mundo se aguanta sobre la espalda de un elefante”.

 

NOTAS

63. Hoyle on Evolution, Nature, vol. 294, 12 de Noviembre 1981, p. 105.

64. Colin Patterson, Cladistics, Entrevista de Brian Leek, intrevistador Peter Franz, 4 de marzo, 1982, BBC, (negrita aadida)

65. B. G. Ranganathan, Origins?, Pennsylvania: The Banner Of Truth Trust, 1988

66. N. Eldredge and I. Tattersall, The Myths of Human Evolution, Columbia University Press, 1982, p. 59

67. R. Wesson, Beyond Natural Selection, MIT Press, Cambridge, MA, 1991, p. 45

 

17 / total 21
You can read Harun Yahya's book El Colapso De La Teoria De La Evolucion En 20 Preguntas online, share it on social networks such as Facebook and Twitter, download it to your computer, use it in your homework and theses, and publish, copy or reproduce it on your own web sites or blogs without paying any copyright fee, so long as you acknowledge this site as the reference.
Acerca de este sitio | Hacer página de inicio | Añade a favoritos | RSS Feed
Todos los trabajos pueden ser copiados, impresos y distribuidos mencionando este sitio.
(c) All publication rights of the personal photos of Mr. Adnan Oktar that are present in our website and in all other Harun Yahya works belong to Global Publication Ltd. Co. They cannot be used or published without prior consent even if used partially.
© 1994 Harun Yahya. www.harunyahya.es
page_top