Racismo en Europa ¿quien tiene la culpa?

La gente bien versada en historia sabe bien que el racismo es una mancha en la historia de Europa. Al igual que muchos otros aspectos negativos de esta región ahora democratizada y liberalizada. El racismo, hasta ahora, se había limitado a los libros de historia. El resurgimiento de las tendencias racistas acompañados de actos de violencia – que en los Estados Unidos y Europa habían comenzado a tratar como una cosa del pasado - indica que la enfermedad nunca había sido completamente curada.

Los EE.UU. tienen su propia versión de este problema mientras, Europa, se ha planteado la cuestión del racismo con un matiz de hostilidad hacia el Islam. Lucha contra el Islam protestas y ataques contra mezquitas en varias partes de Europa así como la intensificación de las políticas discriminatorias contra los turcos musulmanes, sobre todo en Alemania, que han alcanzado niveles sin precedentes en los últimos días.

El movimiento liderado por el PEGIDA (europeos patrióticos contra la islamización de Occidente) en Alemania está atrayendo la atención de los medios de comunicación diariamente al usar consignas como "No queremos ver a los musulmanes en nuestro país", en una ciudad como Dresde donde muy pocos musulmanes viven. Este grupo está incitando a la violencia y el terror. Este grupo también desea librar a Europa de las mezquitas. El aumento de los ataques contra mezquitas en partes de Europa es de conocimiento común. Sin embargo, es alentador observar que los dirigentes alemanes no escatimaron palabras para criticar tales actos.

En su discurso de Navidad, la presidenta alemana, sin nombrar PEGIDA, criticó con estas palabras: "No prestar atención a las llamadas de los que están aislando Alemania" la canciller Angela Merkel, condenó las protestas, diciendo: "No hay espacio aquí para los  que se esfuerzan en despertar el odio y las mentiras sobre las personas que nos han llegado de otros países ".

El ministro de Justicia describió las protestas como "una desgracia en Europa" y varios políticos han descrito PEGIDA como "Nazis en trajes."

Mientras las protestas de PEGIDA continúan, iglesias, partidos políticos y artistas han pedido a la gente boicotearles. Miles de personas han protagonizado contramarchas en varias ciudades de Alemania.

Estas declaraciones y acciones son dignas de elogio, por supuesto, pero no es suficiente. hacer gestos simbólicos no disuadirá a estos elementos racistas de la promoción de su agenda diabólica. Hay una gran necesidad de contrarrestar la situación con medidas eficaces y políticas fuertes. La manera en que el principal partido de la oposición, Die Linke, culpó a Merkel por el aumento de las protestas racistas las semanas pasadas tampoco debe pasarse por alto. Según Die Linke, el gobierno ha preparado este clima con sus políticas y mensajes durante años. Y un gran número de personas están de acuerdo con esta opinión.

Permítanme decir que el racismo es un tipo de trastorno psicológico. Es el resultado de una psique defectuosa que impulsa a una persona a aplastar a los débiles. Desde un punto de vista religioso, cuando una persona o grupo de personas en pura arrogancia olvida que todos los seres humanos son descendientes del Profeta Adán o  se niegan rotundamente a aceptar la verdad y se alimentan en el odio, por supuesto, a continuación, una persona o un grupo cae presa de esta enfermedad mental. Abrumado con sentimientos de orgullo y poder una persona tiende a olvidar que todos los seres humanos comparten los mismos genes y no hay nada de especial en su composición genética que le da a él / ella superioridad sobre los demás. Es muy difícil creer en esas tonterías, pero la idea siempre proporciona el combustible para los demagogos.

Aunque los racistas son psicológicamente enfermos, otros factores que provocan la enfermedad no deben ser ignorados. Si hay un flagelo como la islamofobia en el mundo, y si se está haciendo cada vez más arraigada, entonces tenemos que entender los otros factores que están provocando el miedo y el odio. Lamentablemente, cuando se menciona la palabra Islam, las imágenes que aparecen en la mente de los europeos son: Las decapitaciones en el Medio Oriente, la mala calidad de vida y las mujeres siendo tratadas como ciudadanos de segunda clase. Todos llegan a oír que el Islam está lleno de odio. No sería exagerado afirmar que los elementos radicales que han causando estragos en nombre del Islam son los culpables de la creciente islamofobia.

Debido a la falta de conocimiento, muchos europeos equiparan radicalismo con el islam. Por el contrario, el Islam es una religión de paz que eleva la condición de la mujer y no tiene nada en contra de una sociedad pluralista. Esto es así porque, por extraño que parezca, la gran mayoría de los musulmanes viven lejos de las verdaderas enseñanzas del Corán.

Por tanto, esta profunda ignorancia es un gran problema. Sin embargo, también tenemos que decir aquí que Europa está reaccionando a una interpretación sesgada del Islam y también están siguiendo el camino equivocado. Se equivocan en declarar la guerra contra el Islam por su oposición al radicalismo. Ellos están tratando de erradicar con sus propias manos la única solución a sus problemas. No son capaces de entender que la única cura para el radicalismo son las enseñanzas prístinas del Islam. Ellos no ven que sus protestas lamentables acaban radicalizando aún más a los radicales.

No es realista esperar que la solución a este problema en Europa tenga que venir de Europa solo. Nosotros, como musulmanes tenemos una responsabilidad. En primer lugar debemos acercarnos con amor. Debemos promover el debate interreligioso, la paz comunal y la armonía entre nosotros.

Debemos mostrar la verdadera cara del Islam, que promueve el amor y la amistad. Sería absurdo ofrecer odio y esperar la amistad.

En lo que se refiere a las protestas en Europa, el siguiente punto es importante:

Las protestas racistas están siendo organizadas por mentes enfermas por el bien de una Europa mejor, y algunos políticos pueden adoptar la hostilidad hacia los extranjeros para ganar más votos. Pero si esto sigue así, deben darse cuenta de que en última instancia, Europa sufriría. Racismo engendra violencia. Y ese el punto de partida para categorizar a las personas y a las comunidades. Es el principal vehículo para la discriminación de clases y el colapso moral. Erradica el amor y hace a las comunidades intolerantes hacia los demás. Los niños criados en esas comunidades se convierten en personas de odio. Ningún país, ni la sociedad, ni la familia significarán nada para un niño que está imbuido de una forma de pensar de este tipo. No es difícil predecir cómo una generación tal dañará Europa.

No queremos ver a Europa en ruinas. La educación que Europa necesita no es la de la época de Hitler, sino que es el verdadero Islam y la creencia en el amor. De hecho, Europa debe incluso exportar la educación para el Medio Oriente. Entonces verán que el sistema funciona a la inversa, y que el amor promueve el amor.

Pakistan Observer & Arab News:

http://www.arabnews.com/columns/news/687271

2015-01-19 03:11:53

Acerca de este sitio | Hacer página de inicio | Añade a favoritos | RSS Feed
Todos los trabajos pueden ser copiados, impresos y distribuidos mencionando este sitio.
(c) All publication rights of the personal photos of Mr. Adnan Oktar that are present in our website and in all other Harun Yahya works belong to Global Publication Ltd. Co. They cannot be used or published without prior consent even if used partially.
© 1994 Harun Yahya. www.harunyahya.es
page_top