< <
1 / total: 14

Introducción:
UN MUNDO NUEVO

(126) Y este, el camino de tu Sustentador, es recto. ¡Ciertamente, hemos xpuesto con claridad estos mensajes para gentes que [están dispuestas a] tomarlos en serio!Sura 6: 126(El Ganado)
(18) que escuchan [atentamente] cuanto se dice, y de eso siguen lo mejor: ¡[pues] son ellos a los que Dios ha guiado, y son ellos los [realmente] dotados de perspicacia!Sura 39: 18 (Las Multitudes)

La meta principal de este libro es inducir al lector hacer una reevaluación de las cuestiones que, hasta ahora, puede haber considerado insignificantes, pero que son de hecho los asuntos más importantes de su vida. Durante el proceso, tendrá que dejar a un lado sus prejuicios hasta que haya hecho una nueva valoración de esas normas que ha aceptado como incuestionables.

Debemos tener en cuenta que cuando uno se enfrenta con prejuicios a alguna situación ya no puede tomar una decisión clara o alcanzar una conclusión correcta acerca de la misma. De hecho, cuando uno quiere ver algo como correcto, lo ve como tal. Uno percibe una cosa como incorrecta si ya ha decidido de antemano que es así.

El argumento más contundente acerca de estos prejuicios y presuposiciones es que raramente los establece el propio individuo. Desde su más temprana edad, se le agobia con incontables prejuicios que la sociedad instila en él. La familia, amigos y conocidos determinan sus juicios de valor. En especial, los medios de comunicación tienen una gran capacidad para condicionar las actitudes de las personas hacia ciertos temas. Los periódicos y la televisión habitualmente desvirtúan lo correcto y lo muestran como algo desagradable, inaceptable y aun dañino, presentando lo equivocado como algo bueno y deseable.

Alguien que acepta fácilmente estos prejuicios instilados por la sociedad, pierde una gran parte de su personalidad. Actúa condicionado por otros, no por voluntad propia. Las predisposiciones de los demás determinan su comportamiento. De este modo únicamente puede aceptar como verdaderos los valores que le enseñan que lo son. Además, cuando tenemos en cuenta que sociedades diferentes con contextos culturales distintos tienen concepciones diferentes sobre el bien y el mal, podemos discernir que no tiene mucho sentido seguir los dictámenes de cualquier sociedad sin cuestionar sus juicios de valor. Por el mismo motivo, lo que actualmente se toma como equivocado e inmoral bien puede ser considerado aceptable en el futuro. Comer carne humana es muy normal para los caníbales, y obedecer a un líder demente en una sociedad fascista como la Alemania nazi era lo apropiado para las personas que le siguieron y apoyaron en aquel entonces. Se pueden citar innumerables ejemplos. Lo que debemos enfatizar es que pensar independientemente a pesar del condicionamiento de la sociedad es una conducta que indica sabiduría en el pensador. Semejante persona es necesariamente consciente de que los “valores” impuestos por la sociedad pueden estar equivocados y pueden conducir a dilemas éticos si se siguen.

La religión (especialmente hoy en día) es uno de los temas más importantes acerca de los cuales la sociedad crea incontables prejuicios. La influencia de al menos parte de los medios de comunicación ha imbuido muchos prejuicios acerca de la religión que son difíciles de superar.

Como resultado de los mismos, en nuestras sociedades, la religión se ha convertido en un concepto que la mayoría de la gente o no considera importante, o cree que es algo en lo que no necesitan pensar, prefiriendo permanecer alejados de ella tanto como sea posible. Sin embargo, no se puede decir que las personas que se ajustan a esta definición hayan adoptado tal actitud conscientemente. Para ellos, la religión es un tema irrelevante que no les es beneficioso. Al contrario, les impone algunas restricciones. Alguien que sostiene dicho punto de vista afirmaría, cuando se le preguntase, que es musulmán, aunque la religión puede ser uno de los asuntos de menor importancia en su vida y uno de los temas sobre los que más ignore.

Ciertamente, tal persona nunca habría pensado seriamente sobre la religión, ni siquiera una vez en su vida. Probablemente nunca se habría detenido a pensar en cuestiones como “¿Cual es el propósito de la vida, por qué existo? ¿Por qué existe el concepto de ' religión '?” etc. Para él, la religión es un asunto que generalmente concierne a las personas ancianas, que presenta algunos valores éticos, pero en su mayor parte conlleva muchas prohibiciones y restricciones aburridas y tediosas. Practica algunos de los rituales religiosos en los días de fiesta y en algunos días importantes como la muerte de un pariente, pero piensa que sólo unos cuantos de estos rituales formales son adecuados y necesarios y considera otros como antiguos y “pasados de moda”. Aunque por lo general no niega la religión, intenta, como hemos mencionado antes, mantenerse alejado de ella tanto como sea posible.

Esta percepción equivocada de religión proviene de aceptar presuposiciones impuestas por alguna parte de la sociedad sin supeditarlas a un escrutinio independiente. Sin embargo, razonar y deliberar sobre cada aspecto de la vida son asuntos muy importantes para los seres humanos, siendo el uso de razón lo que les diferencia de los animales. En el Corán, la última guía ética, la importancia del pensamiento se enfatiza en muchas aleyas como sigue:

(84) Di: "¿De quién es la tierra y cuantos viven en ella? ¡[Decidme esto] si sabéis [la respuesta]!"
(85) [Y] responderán: "De Dios."
Di: "¿No vais, pues, a recapacitar?"
Sura 23: 84-5 (Los Creyentes)

(17) Por eso, hemos hecho en verdad este Qur’án fácil de tener presente: ¿quién, pues, está dispuesto a dejarse amonestar? Sura 54: 17 (La Luna)

(3) Ese es Dios, vuestro Sustentador: adoradle, pues, [sólo] a Él: ¿es que no vais a tener esto presente?
Sura 10: 3 (Jonás)

(17) ¿Puede, acaso, compararse a quien crea con quien nada puede crear?
¿Es que no vais a recapacitar?
Sura 16: 17 (La Abeja)

Aquellos que no pueden pensar en la religión independientemente del condicionamiento de la sociedad cometen dos grandes errores. El primero de ellos es no ser conscientes del verdadero propósito de la religión, y por consiguiente, como resultado de procurar evitar religión, no tener conciencia de la existencia de Dios.

El segundo error consiste en suponer que la religión existe para arrastrar a las personas hacia una posición comprometedora e intolerante llena de presiones, e imponer deberes que vayan en contra de su propia naturaleza. Una de las razones principales para el síndrome de "la religión es aburrida" es la manera insistente de un grupo de personas, que supuestamente actúan en nombre de Dios, que muestran y promocionan dicha negatividad, aunque tal enfoque no tenga relación en absoluto con la verdadera religión.

Una vez que el individuo rectifica el primer error y empieza a conocer al Creador y a Sus atributos, también se libera de las supersticiones que le mantienen a distancia de la religión. La corrección del primer defecto le devuelve una agudeza mental y una sensibilidad que, a su vez, le ayudan a corregir el segundo. Esto le dota de la capacidad de separar la religión verdadera de las falsas estructuras disfrazadas como religión. Luego, el individuo se dará cuenta de que es fácil vivir de acuerdo con la religión y que ello trae auténtica felicidad, bienestar y libertad a su vida.

En resumen, la sociedad en la que vivimos ha creado incontables prejuicios acerca de la religión. Sin embargo, al acercarse a ella, el criterio básico debe ser sus referencias al original, como el Corán, y no lo que la gente dice acerca de la misma. En el Corán se indica que "lo habitual entre las personas” no nos conduce necesariamente hacia el camino de Dios.

 (116) Si hicieras caso a la mayoría [de los que viven] en la tierra, harían que te extraviaras del camino de Dios: ellos siguen tan solo las suposiciones [de otros], y ellos mismos no hacen sino conjeturar.
Sura 6: 116 (El Ganado)

Cuando una persona deja de “seguir al rebaño” y comienza a pensar con su alma, experimenta personalmente la realidad enfatizada en la aleya del Corán citada arriba. Entra en un mundo nuevo que es totalmente diferente al de “la mayoría de los que viven en la tierra”. Este paso ahuyentará de sí la oscuridad, el desasosiego, y los problemas de su antigua vida y le proporcionarán las incontables gracias y la profunda sabiduría de la religión.

Antes de que leas el resto de libro, permítenos recordarte que la palabra “religión” se refiere únicamente al Islam, como “(19) Ciertamente, la única religión [verdadera] ante Dios es la auto sumisión [del hombre] a Él (el Islam)”. Sura 3: 19 (La Casa de Imrán)

 

1 / total 14
You can read Harun Yahya's book ¿has Pensado Alguna Vez En La Verdad? online, share it on social networks such as Facebook and Twitter, download it to your computer, use it in your homework and theses, and publish, copy or reproduce it on your own web sites or blogs without paying any copyright fee, so long as you acknowledge this site as the reference.
Acerca de este sitio | Hacer página de inicio | Añade a favoritos | RSS Feed
Todos los trabajos pueden ser copiados, impresos y distribuidos mencionando este sitio.
(c) All publication rights of the personal photos of Mr. Adnan Oktar that are present in our website and in all other Harun Yahya works belong to Global Publication Ltd. Co. They cannot be used or published without prior consent even if used partially.
© 1994 Harun Yahya. www.harunyahya.es
page_top