En engaño Darwinista respecto a la "vida artificial"'

Algo a lo que se le dio bastante importancia en la prensa darwinista, pasó a ser la noticia dominante en estos días: parte de una molécula de ADN fabricada artificialmente fue transferida al núcleo de una célula y se observó su buen funcionamiento. Esta cuestión, bajo títulos capciosos (“Un Genoma Sintético Produce Vida Nueva en una Bacteria”, “Se Fabricó una Célula Bacteriana”) en distintos materiales de difusión, se transformó en una herramienta para la especulación evolucionista (¡por supuesto, Dios no tiene nada que ver con eso!). El Financial Times afirmó incluso que por fin los evolucionistas lograron su sueño inalcanzable en lo que hace a la fabricación de la vida de la nada (o de materia inerte). Pero la realidad es que la práctica de laboratorio del caso, no es ningún aporte a cómo se inició la vida, algo para lo que esta gente nunca tiene respuesta. Por el contrario, este estudio es una prueba significativa de la complejidad del ADN de la célula.



Foto del Mycoplasma Micoydes


Tratemos de aclarar esta cuestión:

* El científico norteamericano J. Craig Venter,  replicó en laboratorio el genoma de la bacteria Mycoplasma mycoides, a partir de productos químicos y con la ayuda de un programa informático. A continuación colocó ese genoma en el Mycoplasma capricolum, al que había despojado previamente la mayoría de su información genética.

* El procedimiento llevado a cabo no se diferencia en nada de la técnica conocida como clonación.

* En laboratorio, se hizo una copia digitalizada del ADN de la bacteria Mycoplasma Mycoides, que consiste de 570 mil pares de base –el genoma humano contiene alrededor de 3 millones de pares de base– y se la transfirió a otro ser viviente.

* De ninguna manera se fabricó un ADN artificial o se produjo alguna información que ya no existiese o se creó un ADN de la nada. Lo único que se hizo fue manipular convenientemente ADN ya existente en una célula y transplantarlo a otra.

* Este trabajo de ingeniería  fue llevado a cabo por científicos conscientes de la extraordinaria complejidad del ADN. Y eso fue hecho en los más avanzados laboratorios, bajo condiciones controladas y luego de unos 15 años de experimentos, usando como guía un espécimen viviente que Dios creó de la nada.

* Este trabajo de clonación se pudo realizar, como dijimos, después de 15 años de investigación y con un costo de 40 millones de dólares, por un equipo central de 20 científicos y otros miles de apoyo.

* La tarea, realizada en base a un espécimen existente y transferido a otro por especialistas, en un ambiente perfectamente controlado, revela que ni siquiera puede lograrse una copia digitalizada de la compleja estructura en cuestión sin una muestra preexistente, sin la intervención humana conciente y sin los equipos técnicos adecuados.

* Se trata, sí, de algo notable hecho por la ciencia. El avance de las investigaciones permitirá, seguramente,  copiar el genoma completo de un ADN y transferirlo de una célula a otra. Con el permiso de Dios, estos estudios darían solución a diversas enfermedades. Pero todo eso que se hace es el producto de la intervención consciente sobre estructuras preexistentes. Ahora bien, presentar este tipo de experimento como “evidencia del evolucionismo”, no sólo es falaz sino también un indicio de la desesperación de los darwinistas, quienes se valen de una especulación endeble para explicar el comienzo y la complejidad de la vida.

* Si los darwinistas quieren demostrar lo que afirman, DEBEN SER CAPACES DE PRODUCIR LOS COMPONENTES DE LA VIDA DE LA NADA. Y deberán explicar cómo, semejante cosa, sería el producto de la ciega casualidad en un ambiente incontrolado y muy peligroso para la vida (es decir, la Tierra primigenia, el “caldo de cultivo” original), en ausencia de toda intervención conciente. El hecho es, sin embargo, que los darwinistas son incapaces DE PRODUCIR, SIQUIERA, UNA SOLA PROTEINA, bajo condiciones controladas y por medio de científicos. Sin duda, es algo que nunca harán.

* Sin querer, los darwinistas han demostrado por medio de este experimento la complejidad de la vida y que ni el más pequeño componente de la misma puede pasar a existir por casualidad.

* Hay que dejar en claro que este experimento NO SE EQUIPARA A CREAR VIDA. La célula viviente es un todo que consiste de incontables componentes complejos y sólo se materializa cuando todos ellos, presentes en el mismo momento y lugar, se combinan convenientemente para producir una organización intrincada. Transferir un solo ADN ya existente y extraordinariamente complejo, no es más que un procedimiento muy pequeño. Los darwinistas se regocijan por el funcionamiento de ese ADN en el núcleo de otra célula y consideran dicha operación de transferencia, de manera estentórea, como el primer ser viviente inventado, obviando los insuperables obstáculos del caso.

* De todos modos, lo más importante es que el experimento NO TIENE NADA QUE VER CON EL INICIO DE LA VIDA (es decir, de ninguna manera se trata de fabricación de vida de la nada). El estudio no elimina el punto muerto en el que se encuentran los darwinistas  en lo que tiene que ver con el origen de la vida. Ellos saben que no tienen ninguna posibilidad de escapar del callejón sin salida en el que se hallan, lo cual los encamina a un colapso total.

* Jim Collins, profesor de ingeniería biomédica de la Universidad de Boston, se opuso, en una nota en la revista Nature, a las especulaciones ahora en boga acerca de esta clonación:
“El trabajo informado por Venter y su colegas, es un avance importante en lo que hace a la capacidad humana en materia de reingeniería de organismos, pero no representa, para nada, la creación de vida nueva de la nada” (1)

CONCLUSION

Un rasgo de los darwinistas es que publicitan con gran furor sus esfuerzos por reproducir estructuras que exhiben la gloria de la Creación, valiéndose para ellos de todos los medios a su alcance. Y ese frenesí, expuesto ahora en grandes titulares, se desata cuando la ciencia refuta cada vez más la teoría de la evolución.  Tal cosa significa que los darwinistas se encuentran en un terrible cuello de botella.

Para el evolucionismo, que intenta explicar la vida en términos muy simples, seguramente los “ladrillos” que la construyen también deben ser muy simples. Tan es así, que aseveran, sin ningún problema, que todo se forma o aparece como producto de la casualidad. Si eso fuese cierto, la imaginaria primer célula –que sostienen los anticreacionistas se formó en un medio barroso– sería, como postulaba Darwin, un simple cuerpo o globo lleno de agua (Stanley Miller, recreó, alrededor de 1960, en un balón de vidrio, la supuesta atmósfera terrestre de hace unos 4.000 millones de años y el resultado para crear vida allí resultó, como era de esperar, negativo). Pero la verdad es muy distinta puesto que, una simple proteína, que es parte de la formación de la vida, tiene una estructura por demás compleja. Los científicos darwinistas, a lo largo del mundo, se vienen esforzando desde hace 150 años en la fabricación, AUNQUE MAS NO SEA, DE UNA SOLA PROTEINA. Pero van de fracaso en fracaso estrepitosamente.

En ese marco, la descripción de la clonación de ADN como evidencia del evolucionismo y la presentación de ello con un áurea de triunfalismo, no engaña a nadie y no altera para nada la verdad en la materia.

Esa verdad es que la vida resulta espectacularmente compleja. Y el grado de esfuerzo que se necesita para comprender una mínima parte de dicha complejidad o para replicarla, deja en claro la naturaleza del tema. Los evolucionistas pretenden comprender, luego de 15 años de trabajo de laboratorio, lo que sucede en las moléculas de ADN en cada una de las 100 billones de células en el cuerpo humano, o ejecutar las tareas inspiradas en ellas con una sistematización y regularidad únicas. Dios Todopoderoso es el Señor de todas las cosas, el Creador de los cielos y de la Tierra y de cuanto hay entre ellos. Día a día la ciencia seguirá aportando nuevas evidencias que seguirán alabando la Gloria de nuestro Señor. Cada nuevo descubrimiento científico proveerá más pruebas innegables de la Creación majestuosa. Dice Dios:

¿No es de Dios lo que está en los cielos y en la tierra? Lo que Dios promete es verdad. Pero la mayoría no saben. (Corán, 10:55)


 


[1]Artificial life? Synthetic genes 'boot up' cell, Reuters,
http://www.reuters.com/article/idUSTRE64J5RY20100520?feedType=nl&feedName=usmorningdigest

 


2010-05-31 14:49:17

Acerca de este sitio | Hacer página de inicio | Añade a favoritos | RSS Feed
Todos los trabajos pueden ser copiados, impresos y distribuidos mencionando este sitio.
(c) All publication rights of the personal photos of Mr. Adnan Oktar that are present in our website and in all other Harun Yahya works belong to Global Publication Ltd. Co. They cannot be used or published without prior consent even if used partially.
© 1994 Harun Yahya. www.harunyahya.es
page_top