Un lenguaje de paz entre las naciones

Ha pasado un mes desde la firma del acuerdo de Minsk el 12 de febrero pero Ucrania sigue siendo escenario de combates. Aunque el acuerdo significó un breve rayo de esperanza todo el mundo sabe que la paz va a ser difícil de lograr. De hecho las partes (los Estados Unidos, la UE, Rusia, Ucrania y otros) continuaron emitiendo amenazas, acusándose mutuamente así como realizar demandas que violaron el acuerdo incluso en la estela de su firma. Y todo el mundo empezó a decir que este acuerdo, al igual que todo el resto, sería consignado al cubo de la basura. El único hecho positivo fue el intercambio de prisioneros aunque pocos en número. La decisión de que las partes se reúnan en París para discutir la implementación del acuerdo de Minsk fue considerado como una señal positiva para mantener vivo el acuerdo produciéndose todo en un lenguaje de paz entre las naciones implicadas.

¿qué es lo que sucedió durante este período?

El jefe de Estado ucraniano Piotr Poroshenko emitió un comunicado diciendo, "Ucrania algún día recuperará la ocupada Crimea", desafiando así el presidente ruso Putin. Putin, por su parte, dijo que el pueblo de Crimea había hecho su propia elección y exigió que se respete su decisión. El gobierno de Kiev exigió que una fuerza de paz de la ONU se instalara en el este del país. Rusia, sin embargo, dijo que esta demanda viola el acuerdo y expresó su oposición absoluta.

En declaraciones a Radio Canadá, el viceministro de relaciones exteriores de Ucrania Vadim Pristayko dijo, 'No queremos alarmar a nadie, pero nos estamos preparando para una guerra. " El ministro británico de Defensa Michael Fallon dijo que los estados bálticos como Lituania, Letonia y Estonia estaban bajo la amenaza de Rusia y que la OTAN tenía que estar preparada. La OTAN anunció que iba a aumentar el número de personal en su fuerza de reacción rápida de 13.000 a 30.000 y que seis nuevos centros de mando se establecerían en los países miembros cercanos a Rusia.

El primer ministro de Ucrania Arseni Yatsenyuk demandó que la Alemania de Hitler, que masacró a millones de personas, había sido atacada por la Unión Soviética. La administración rusa protestó esa declaración y dijo que él insultó la memoria de las tropas soviéticas. Canadá decidió sobre nuevas sanciones contra Rusia. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Lukashevich, describió esto como un intento de evitar que la aplicación del acuerdo de Minsk.

Otra medida que podría aumentar las tensiones con Rusia provino de los EE.UU. y Gran Bretaña. Narva, ciudad de Estonia en la frontera de Rusia fue elegida para una ceremonia militar en Estonia el día de la independencia. Vehículos acorazados y tropas británicas aparecieron junto al Ejército de Estonia en la ceremonia. El primer ministro británico Cameron dijo que serían enviados militares británicos a Ucrania para apoyar la formación de tropas allí y afirmaron que "Putin puede amenazar a los países bálticos o Moldavia si no se le tira de las riendas.

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. Jen Psaki dijo: "Si Rusia y los separatistas siguen violando el acuerdo que han firmado se dará lugar a mayores sanciones y aislamiento".

Estas amenazas, declaraciones y demostraciones de fuerza hacia Rusia se sucedieron a raíz del acuerdo de Minsk. Pero ¿será este lenguaje de guerra ayuda para lograr la paz en Ucrania? Por supuesto que no; estas declaraciones simplemente anima a nuevos conflictos y aumentar las tensiones e impedir las iniciativas de paz.

Sin embargo, las voces racionales también se escuchan desde Europa. Un ejemplo es el primer ministro húngaro, Viktor Orban, quien dijo: "Yo no quiero vivir en una Europa comprometida en una nueva guerra fría con Rusia o la que establece los europeos contra los rusos. El futuro de Europa estará determinado en función de sus relaciones con Rusia ". El ministro de Defensa de Lituania Raimonds vejonis contradijo al ministro británico de Defensa Michael Fallon, y dijo que Rusia no representa una amenaza para los países bálticos. La República Checa y Grecia también favorecen el abandono de sanciones contra Rusia. Liderados por la canciller alemana, Angela Merkel, una serie de líderes de la UE son conscientes de que la guerra significar la ruina para la UE así como para Rusia, por lo que se oponen a armar a Ucrania y se niegan a abandonar la diplomacia.

Las diferencias de opinión acerca de Ucrania

Entre la UE y los EE.UU. son por lo tanto muy agudas y no se propicia un lenguaje de paz entre las naciones. Consciente de esta diferencia de opinión, Rusia no ha roto relaciones con la UE. Se ha obligado a los países europeos a negociar y comprometerse con la prohibición de las importaciones. Rusia también ha sufrido en ese proceso, pero no hay que olvidar que Putin cuenta con el apoyo del 85% en el país y que estos retos incrementarán aún más ese apoyo. Tiene oro y divisas reservadas y el desempleo está en torno al 5,3%. Por lo tanto, a pesar de las dificultades económicas que están ocurriendo, no debemos esperar que Rusia doble su rodilla frente a las sanciones. Tampoco debe olvidarse que las sanciones son, básicamente, perjudicando al pueblo ruso.

La mano de Putin también es fuerte en Ucrania, que actualmente está dividida en la práctica. Es imposible que el régimen de Kiev, que es incapaz de controlar la frontera entre Ucrania y Rusia, que pueda salir victorioso de este conflicto, a la hora de hacer una elección entre los dos lados Ucrania siempre tendrá que ser un Estado tapón entre Occidente y Rusia, y tendrá que llegar a un consenso con Rusia; por lo tanto, armar Ucrania no es una salida. Por el contrario, esto significará el fuego de la guerra en toda Europa ya que en ese caso Putin contará con el apoyo de todo el país y respondería con todo su poderío militar. Además todo el mundo es consciente de que Ucrania no puede derrotar a Rusia con armas que llegan de Occidente. El oeste, obviamente, se quedaría atascada y en una posición difícil si Rusia implica a su fuerza aérea en el envío de armas a Kiev, por tanto, trabajará a favor de Rusia. El paso correcto para los líderes de la UE, que son conscientes de ello, es la paz ya que no están dispuestos a arrastrar a toda Europa a un estado de guerra de ahí la necesidad de buscar un acuerdo negociado con Rusia logrando un lenguaje de paz entre las naciones.

De hecho, en una entrevista con la televisión rusa, el otro día, Putin declaró que la guerra con Ucrania nunca sucedería, y continuó: "Creo que un escenario apocalíptico es poco probable y espero que esto nunca va a pasar”.

Esto es por supuesto una gran esperanza. En cuanto a la solución, es fácil. Podemos volver a los días en que Putin dijo, en el Reichstag alemán en 2001, "Rusia es un país europeo amable y quiere una paz estable en Europa." Estas preocupaciones de Rusia que se siente amenazada por la expansión de la OTAN y la UE en Europa Oriental y Central se deben superar. Hay que poner fin a la charla amenazante y manipuladora para la estabilidad y la seguridad de Europa - y el mundo - debemos entender a Rusia, prestar atención a las demandas de la paz y buscar la manera de comprometerse. El mantenimiento de esta tensión no beneficiará a nadie. Nadie tiene derecho a abandonar el pueblo ucraniano inocente en este clima de conflicto. Por todas estas razones el lenguaje de las amenazas y la guerra deben ser abandonadas y sustituidas por un lenguaje de paz entre las naciones

http://www.mbctimes.com/espanol/un-lenguaje-de-paz-entre-las-naciones

2015-03-19 23:52:12

Acerca de este sitio | Hacer página de inicio | Añade a favoritos | RSS Feed
Todos los trabajos pueden ser copiados, impresos y distribuidos mencionando este sitio.
(c) All publication rights of the personal photos of Mr. Adnan Oktar that are present in our website and in all other Harun Yahya works belong to Global Publication Ltd. Co. They cannot be used or published without prior consent even if used partially.
© 1994 Harun Yahya. www.harunyahya.es
page_top