La Gente del Libro y los Musulmanes La alianza natural entre Cristianismo, Judaísmo e Islam

El Islam es una religión de paz, amor y tolerancia. Hoy, sin embargo, algunos círculos están presentando una imagen errónea del Islam, como si hubiera un conflicto entre Islam y los seguidores de las otras dos religiones monoteístas. No obstante, el punto de vista islámico de los cristianos y judíos, llamados Gente del Libro en el Corán, es muy amistosa y tolerante.

Esta actitud hacia la gente del libro fue desarrollada durante los años de nacimiento del Islam. En aquel tiempo, los musulmanes eran una minoría, luchando para proteger su fe y sufriendo la opresión y la tortura bajo las manos de los paganos de la ciudad de Meca. Debido a esta persecución, algunos musulmanes decidieron abandonar Meca y refugiarse en un lugar seguro, con un gobernador justo. El profeta Muhammad (la paz sea con él), les mandó pedir refugio al rey Negus, que era el rey cristiano de Etiopía. Los musulmanes que siguieron este consejo encontraron una administración muy justa que les recibió con amor y respeto cuando llegaron a Etiopía. El rey Negus negó las demandas de los mensajeros paganos, que pidieron que les fueran entregados los musulmanes, y además declaró que los musulmanes podían vivir libremente en su territorio.

Tales actitudes de los cristianos basadas en conceptos de compasión, misericordia, modestia y justicia, constituyen un hecho que Allah ha señalado en el Corán. Un versículo del Corán declara:

“ ...y hallarás sin duda que las gentes más próximas en afecto a los que creen (en esta escritura divina) son los que dicen: “en verdad, somos cristianos”. Porque entre ellos hay sacerdotes y monjes, y porque no son arrogantes.” (5: 82)>
 

Creencias y valores comunes entre la gente del libro y los musulmanes

Cristianos, judíos y musulmanes comparten muchos aspectos de sus creencias. Todos los verdaderos seguidores de estas tres grandes religiones creen:

Que Allah ha creado el universo entero de la nada y que Él domina todo lo existente con Su omnipotencia.

Que Allah ha creado el ser humano y los seres vivos de una forma milagrosa y que el ser humano posee un alma concedida por Allah.

Que a parte de Moisés, Jesús o Muhammad (la paz sobre todos ellos), Allah envió a muchos más profetas como Noe, Abraham, Isaac, José,... a lo largo de la historia; y todos aman a todos estos profetas.

En la resurrección, el paraíso, el infierno y los ángeles, y que Allah ha creado nuestras vidas con un destino predeterminado.

        Las creencias de la gente del libro están en armonía con las de los musulmanes, no sólo en términos de asuntos de fe sino en valores morales. Hoy, en un mundo donde inmoralidades como el adulterio, la homosexualidad, la adicción a drogas y un modelo de egoísmo y crueldad en búsqueda del beneficio propio se han extendido, la gente del libro y los musulmanes comparten las mismas virtudes: honor, castidad, humildad, abnegación, honradez, compasión, misericordia y amor incondicional...

De acuerdo con el Corán, musulmanes, cristianos, y judíos deberían convivir en amistad

 
Es evidente que existe un amplio terreno para instaurar una alianza entre la gente del libro y los musulmanes. Esto es también evidente en determinados versículos del Corán donde se hace explícita la diferencia significante que existe entre la gente del libro y los idólatras. Esto es especialmente recalcado en el área de la vida social. Por ejemplo, se dice respecto a los idólatras:

“ ...aquellos que atribuyen divinidad a otros junto con Allah no son sino impureza: y por tanto no deberían acercarse a La Casa Inviolable de Adoración (al-masyid al-haram) transcurrido el presente año...” (9:28)


Los idólatras son gentes que no obedecen una ley divina, no tienen percepciones morales y son capaces de cometer cualquier tipo de degradación y acciones perversas sin indecisión.

Pero mientras dependen básicamente de una revelación divina, la gente del libro tiene valores morales y sabe distinguir lo legítimo de lo que no lo es. Por esta razón, si uno de la gente del libro hace una comida, es lícito para el musulmán comerla. De la misma forma, un hombre musulmán tiene permiso de casarse con una mujer de la gente del libro. Sobre este asunto Allah ordena:

“Hoy os han sido hecho lícitas todas las cosas buenas de la vida. Y os es lícita la comida de quienes recibieron la revelación con anterioridad y vuestra comida es lícita para ellos. Y os están permitidas las mujeres creyentes (en esta escritura divina), y las mujeres de entre quienes recibieron la revelación antes que vosotros - si les dais sus dotes, tomándolas en matrimonio, no en fornicación ni como amantes secretas. Pero aquel que rechace la creencia (en Allah) – todas sus obras serán en vano: pues en la Otra Vida será de los perdedores.”(5:5)

 
Estos mandatos demuestran que deben establecerse lazos de bondad como resultado de matrimonio de un musulmán con una mujer de la gente del libro, y que ambas partes pueden aceptar la invitación de comer. Estos son los fundamentos que asegurarán el fomento de una relación humana equitativa y una vida comunal feliz. Puesto que el Corán enfatiza esta actitud equitativa y tolerante, es impensable que un musulmán tenga un punto de vista diferente en este aspecto.

Monasterios, iglesias y sinagogas deberían ser respetadas

 
Otro hecho importante que los musulmanes aprenden del Corán es la obligación de respetar los templos de culto cristianos y judíos. En el Corán, los lugares de adoración de la gente del libro, es decir monasterios, iglesias y sinagogas, están mencionados como sitios de adoración protegidos por Allah. Así Él nos dice:

“...si Allah no hubiera permitido que la gente se defendiera a sí misma unos contra otros, (todos) los monasterios, iglesias, sinagogas y mezquitas – en (todos) los cuales se menciona el nombre de Allah en abundancia – habrían sido (ya) destruidos.” (22:40)

 
Este versículo enseña a todo musulmán la importancia de respetar y proteger santuarios cristianos y judíos.

De hecho, Allah en el Corán manda a los musulmanes no forjar una enemistad hacia nadie. En muchos versículos, la amistad es recomendada, aún con los idólatras. Allah se refiere a éstos, en la guerra con los musulmanes, de la siguiente manera:

“Y si alguno de aquellos que atribuyen divinidad a otros junto con Allah busca tu protección, concédesela, para que tenga ocasión de escuchar (de ti) la palabra de Allah; y luego hazle llegar a donde esté seguro...” (9:6)

 
Judíos y cristianos, no obstante, están mucho más cercanos de los musulmanes que los idólatras. Cada una de estas religiones tiene su libro revelado por Allah. Saben distinguir lo correcto de lo incorrecto y lo lícito de lo ilícito. Saben también que serán juzgados por Allah, y aman y veneran a sus profetas. Esto demuestra que los musulmanes y la gente del libro pueden convivir juntos fácilmente y cooperar.

Los enemigos comunes de la fe

 
Otro hecho importante que acerca a cristianos, judíos y musulmanes son las filosofías ateístas que tan influyentes son en nuestros tiempos. De los más destacados y dañinos sistemas de nuestra época podemos citar el materialismo, el comunismo, el fascismo, el anarquismo, el racismo y el humanismo secular. Muchos de los que creyeron en el falso diagnóstico, descripciones y explicaciones engañosas de ideas sobre el universo, la sociedad y el ser humano, han perdido su fe o lo han puesto en duda. Lo peor es que estas ideologías han arrastrado a la gente, sociedades y naciones a enormes desastres, conflictos y guerras. Su contribución al dolor y el sufrimiento que padece la humanidad hoy en día es inmensa.

Mientras niegan a Allah y la creación, todos los sistemas mencionados antes nacen de un tronco común, llamado “bases científicas”; la teoría de la evolución de Charles Darwin. El darwinismo constituye la base de las filosofías ateístas. Esta teoría pretende proclamar que los seres vivos han evolucionado como resultado de la coincidencia y en términos de lucha por la vida. Por eso, el darwinismo manda el siguiente mensaje engañoso a la gente:

“No sois responsables de ninguno, debéis vuestra vida a la coincidencia, necesitáis luchar y, si es necesario, oprimir a los otros para lograr el éxito. Este mundo es de conflicto e interés propio.”

Esta malvada moralidad aconseja ser egoísta, cruel y opresor. Humilla virtudes como la misericordia, compasión, abnegación, humildad, los valores morales de las tres grandes religiones monoteístas.

Siendo este el caso, es esencial y necesario que haya cooperación entre la gente del libro y los musulmanes, puesto que creen en Allah y aceptan la moral que Él enseña. Los seguidores de estas tres religiones deberían exponer al mundo la falacia del darwinismo, que no tiene bases científicas, pero que intenta preservar la filosofía materialista. Tienen que llevar a cabo mutuamente una lucha intelectual en contra de todas las engañosas ideas que sirven al ateísmo. Una vez que se realice eso, el mundo, en muy poco tiempo, abrazará la paz, la tranquilidad y la justicia.

Conclusión: “Vayamos a reunirnos en un principio común”

 
En épocas en las que las ideologías antirreligiosas como el ateísmo y el materialismo rodean al mundo, deberían ser recalcados similitudes entre religiones, y debería ser establecida una cooperación por objetivos comunes. Respecto a la gente del libro, Allah ordena a los musulmanes reunirse en un principio común:

Di: “¡Oh seguidores de una revelación anterior! Convenid con nosotros un principio aceptable a ambas partes: que no adoraremos sino a Allah y no atribuiremos divinidad a nada junto con Allah y no tomaremos por señores a seres humanos en vez de Allah.” (3:64)

Esto es, sin duda, nuestro llamamiento a cristianos y judíos: como gente que cree en Allah y sigue su revelación, vayamos a encontrar un principio, “Fe”. Amemos a Allah, el señor y creador y sigamos sus mandamientos. Y recemos a Él para que nos siga guiando en un camino más recto.

Cuando los musulmanes, cristianos y judíos se reúnan en este principio común; cuando entiendan que son amigos, no enemigos, cuando se den cuenta de que los únicos enemigos son el ateísmo y el paganismo, entonces el mundo será distinto.

El conflicto que nos ha engañado durante años, las enemistades, el terror –y los ataques terroristas– tendrán un fin, y una nueva civilización basada en el amor, el respeto y la paz será establecida bajo este “principio común”.

 

2013-07-31 10:47:51
Acerca de este sitio | Hacer página de inicio | Añade a favoritos | RSS Feed
Todos los trabajos pueden ser copiados, impresos y distribuidos mencionando este sitio.
(c) All publication rights of the personal photos of Mr. Adnan Oktar that are present in our website and in all other Harun Yahya works belong to Global Publication Ltd. Co. They cannot be used or published without prior consent even if used partially.
© 1994 Harun Yahya. www.harunyahya.es
page_top